Dirección y Jefatura de Obra

Dirección y Jefatura de Obra

El diseño sirve de poco si nunca abandona el papel, por lo que consideramos parte importante de nuestro trabajo el asesorar a nuestros clientes sobre las distintas opciones a la hora de llevar adelante una obra. Ya sea como constructores directos o supervisando a terceros, es nuestra tarea garantizar que los proyectos en los que intervenimos sean llevados a la realidad con la mayor fidelidad posible.

CONSULTAR
  • Cotizaciones de obra
    Con el proyecto terminado, presupuestamos los materiales y mano de obra necesarios con la finalidad de planificar la obra con estimaciones de costos y tiempos lo más cercanos a la realidad posible. De esta forma, nuestros clientes pueden planificar su inversión y conseguir el financiamiento que puedan necesitar.
  • Supervisión de proyectos
    Si se decide contratar los servicios de una empresa constructora o mano de obra tercerizada, asesoramos a nuestros clientes para que elijan la opción más adecuada a sus necesidades y nos convertimos en sus ojos dentro de la obra para asegurarles que todos los trabajos se llevan adelante siguiendo al pie de la letra el proyecto elegido.
  • Materialización de proyectos
    De recibir el encargo de llevar adelante la obra en su totalidad proveemos la mano de obra especializada en los distintos gremios, con un control más preciso que nos permite podemos organizar la gran diversidad de tareas con mayor eficacia.

Año: 2017

Ubicación: Ramos Mejía, Provincia de Buenos Aires

Año: 2013

Ubicación: Barrio Norte, C.A.B.A.

Año: 2015

Ubicación: Parque Industrial Navarro, Provincia de Buenos Aires

Preguntas Frecuentes

Siempre. Una asesoría profesional sirve para asegurarse que lo que está planeando comprar es adecuado para sus necesidades y expectativas, no sólo técnicas sino también económicas, pudiendo tener de antemano una idea aproximada de la inversión total que será necesaria.
Toda información es útil para trabajar con mayor eficiencia, pero lo fundamental para poder empezar a trazar un plan de trabajo es tener medianamente claro cuáles son las necesidades a satisfacer con nuestro trabajo y en qué condiciones se llevará a cabo, como por ejemplo cualquier limitante de tiempo o capital que pueda llegar a influenciar el proceso.
No es imprescindible, pero ayuda. Eventualmente siempre hacemos un trabajo de medición y replanteo propio, pero cualquier plano que represente el lugar donde deberemos trabajar es muy útil en los primeros encuentros para poder conversar sobre algo tangible y aclarar cualquier duda sobre el proyecto a iniciar, permitiéndonos comenzar a desarrollar las primeras ideas sin esperar a los planos definitivos.
La creencia popular usualmente indica que si, pero apoyarse en un equipo profesional asegura un mayor control sobre los tiempos y calidades del trabajo, dando una mayor previsibilidad de la inversión necesaria y minimizando el derroche de materiales, lo que a la larga ahorra parte de esa diferencia y evita problemas. Eso sin tener en cuenta que una obra es un proceso complejo debe ser supervisado continuamente durante varios meses para que avance como debe, una inversión de tiempo y estrés que en general no se tiene en cuenta de antemano. Un caso real que hemos tenido fue con una pareja que estaba considerando una ampliación de 80m2 para que su antigua casa fuera adecuada a sus nuevas necesidades, pero era una inversión que no estaban en condiciones de afrontar. Con nuestra intervención, pudieron conseguir las mismas comodidades o incluso mejores, construyendo apenas 16 m2 por un cuarto de la inversión.